Archive for the ‘lecturas reflexivas’ Category

LOS PRIMEROS PASOS DE UNA FILOSOFÍA INDEPENDIENTE I

5 septiembre 2009

ANÁLISIS

Analizar la “vida” implica un análisis muy elemental de nuestra propia existencia.

Un análisis profundo y repetitivo de uno mismo sobre el entorno en el que uno vive es ya empezar a conectar nuestros conocimientos con la realidad en la que se encuentra la vida.

Muchas veces al principio podemos tratar de desarrollar nuestro análisis centrándonos no en la vida, sino en nuestra vida en especial, o pensar únicamente en la manera de ambientarnos mejor a nuestro entorno y que el único a cambiar seamos nosotros.

Pero el mismo hecho de sacar a la luz generalidades cuando pensamos, puede hacernos notar que estas no solo se refieren a nosotros, o que simplemente  las generalidades sobre nuestro mundo en que existimos no nos agraden.

En profundidad este análisis  de la “vida” es la búsqueda de un conocimiento muy útil, implica conocer la vida como realmente es dentro de la naturaleza verdadera de todas las cosas, es un proceso muy profundo precursor de otro aun mas hondo, que busca aprender una  realidad absoluta hasta de nosotros mismos. Es útil en la manera que conforme mas conocimiento tengamos mayor certeza de que lo que decidamos sea lo mejor.

Obedece a un deseo desarrollado y/o innato por más y más conocimiento, y no el conformismo con solo los conceptos tradicionales, heredados o estereotipados sobre el mundo y sobre como vivir y cambiar en él en consecuencia, tampoco obedece a un entendimiento limitado por más que sea propio. Este deseo nos hace preguntar el porqué del porqué sin un final aparente.

Aparente solamente, ya que una búsqueda repetitiva  y constante  no necesariamente periódica, nos empieza a aclarar mejor las cosas con el tiempo tras re-examinarlas, y consecuentemente a aprender con mayor certeza la manera en la que nos redefiniríamos de acuerdo a esos redescubrimientos (o correcciones o replanteamientos) de lo conocido.

Cabe resaltar la  importancia de esta “redefinición” y en que consiste. Ya que nuestros conceptos sobre la vida y la realidad del mundo que nos rodea van cambiando, pensamos a la vez en que manera nos son útiles para alcanzar el bienestar, y vamos descubriendo “fallas” (como impedimentos a ese bienestar) en el mundo gracias a nuevos conceptos y/o principios que relacionamos con la realidad; así mismo los encontramos en nosotros mismos. Esto hace que nos encontremos con cosas que se deben cambiar dentro de nosotros (en la manera como somos) y fuera  de nosotros (en la forma que es actualmente el nuestro entorno); cosas que pensamos  se deberían cambiar para alcanzar bienestar.

Aún así no hayan dichas “fallas” o así escaseen, eso no significa  que con nuevo conocimiento no podamos hallar una mejor manera  de hacer las cosas.

EMPEZANDO A ANALIZAR NUESTRO ENTORNO

14 agosto 2009

La vida como  un sinónimo de alegría, o como un castigo, como la rutina sin descanso hacia la búsqueda de la perfección, o también como la búsqueda incansable de la muerte, o de la vida eterna.

¿Qué es la vida?, llega ser una pregunta muy profunda; mas aun si uno por si solo, dadas las circunstancias y los hechos que uno experimenta, como de manera instintiva empieza a preguntárselo.

Las respuestas a esa pregunta pueden ser amplias o a veces cortas, empiezan sencillas y uno hace sus conclusiones respectivas. Pero si dichas respuestas no son congruentes con lo que se sigue viviendo y vuelven a surgir cuestiones semejantes, o si al buscar respuestas uno descubre nuevas incógnitas que otra vez nos llaman al pensamiento, se entra lentamente en un mundo puramente filosófico que empieza a guiar nuestras vidas a una profundidad cada vez mayor.

Nos volvemos entonces en buscadores de la verdad a la vez que aplicadores de ella, empezamos a tener necesidades de pensamiento cada vez mayores conforme estas van dirigiendo cada vez mas nuestras vidas; nos vemos en la necesidad de cambiarnos para estar también en concordancia a lo que pensamos, cambiamos nuestra forma de vernos en el mundo y con ello nuestras metas. Nos convertimos finalmente, tras sentir necesidad, en impulsores de profundos cambios y nos esforzamos por ello.

Llega el momento que según nosotros, aunque quizás con abstracciones, una visión tan profunda empieza a tomar forma, y las metas correspondientes también. Así comienza un nuevo proceso, el cómo logras unas metas más claras y alcanzar un cambio personal mejor conocido.

Ambos procesos pueden ser difíciles, complejos, empeñosos de lograr y de un gran esfuerzo mental y actitudinal, pueden marearnos, complicarnos, hacernos por momentos incapaces en algo y estresarnos enormemente; sin embrago poco a poco vamos entendiendo que el progreso hacia esta nueva etapa requiere de sacrificio, planeamiento y mucho autocontrol y paciencia, para las nuevas dimensiones con las que vemos las cosas.

Veremos que nosotros no somos los únicos causantes de los problemas, la realidad del mundo también toma parte en cómo estamos y en como cooperamos con eso del mundo que también descubrimos que está mal; y que cosa para mas antinatural seria el vivir sabiendo las implicancias de algún error de nuestro entorno, es que este proceso requiere conjuntamente buscar cambiarnos a nosotros y a la realidad que vivimos. Vivimos en relación con una sociedad, diversidad de ecosistemas, lugares y de seres; somos parte de un gran organismo.

Al parecer nada quedará plenamente claro, ni en lo que queramos hacer, así comprendemos lo abstracto y relativo que es nuestro mundo, pero aun así la vida nos exige seguir adelante y entendemos que peor es tolerar decadentes realidades en nosotros y a nuestro alrededor.

La vida, así es, la lucha por el bienestar; y siempre al final, si no nos rendimos así algo nos sea difícil, si buscamos entender bien lo que hacemos y vivir haciendo lo mejor posible por ese bienestar, con persistencia lo iremos logrando, y tendremos el gusto de existir felices por lo que hacemos, así sea duro el mundo que nos tocó.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.